“Todos mis miedos”, premiada obra argentina, se estrenará en Lima

Todos mis miedos "Todos mis miedos" es dirigida por Jimena Del Sante. (Foto: Difusión)

La obra nos presenta a Bruno, quien a sus 45 años es un escritor en crisis, producto de un divorcio complicado, el romance con una alumna y la escritura de su nueva novela. Para él la realidad se ha convertido en una pesadilla donde todo se confunde: Lo real con la ficción, lo cotidiano con lo teatral. En este espacio crudo los personajes circulan sin saber bien qué hacer con lo que les pasa. Están perdidos en un torbellino de emociones, lo que nos llevará como espectadores a preguntarnos si efectivamente lo que acontece es real o el peor de los sueños posibles.


Los encargados de darle vida a los personajes de esta obra son: Fiorella Rodríguez, quien vuelve a subir a la tablas luego de interpretar a Morticia en la obra musical “Los Locos Addams”; Sergio Paris, docente, director y fundador de Ketó Escuela, especializado en improvisación teatral; Mayella Lloclla, quien recientemente protagonizó la cinta “Dos besos” de Pancho Lombardi; y Jorge Armas, bailarín y docente que fue parte del filme “Climas”.

Por su parte,  Jimena Del Sante empezó a dirigir a los 19 años y desde entonces ha estado a cargo de  7 montajes en  distintos teatros limeños y 5 micro-obras en Microteatro,  entre las cuales se encuentran  Pedro y el Capitán, Historia del Zoo, El Camino de Los Pasos Peligrosos, ¿Te comió la lengua el Ratón?, Multiple Choice,  entre otras. También ha participado en festivales internacionales como FAEL 2013 (Lima), Santiago a Mil  (Chile)  y El FIT de Cádiz  (España), se ha desempeñado como asistente de dirección de reconocidos directores nacionales como Mariana de Althaus, Leonardo Torres Vilar, Mateo Chiarella, entre otros.

“Todos mis miedos”, obra de los argentinos  Nahuel Cano y Esteban Bieda, será dirigida en Lima por Jimena Del Sante, directora peruana que ha participado en festivales internacionales como FAEL 2013, Santiago a Mil  (Chile)  y El FIT de Cádiz  (España) y ha sido asistente de dirección de reconocidos directores nacionales como Mariana de Althaus, Leonardo Torres Vilar, Mateo Chiarella, entre otros.

Esta obra  fue ganadora de la Bienal Arte Joven Buenos Aires 2013.

La temporada de “Todos mis miedos” en Lima será del 1 al 25 de setiembr en el auditorio del ICPNA de Miraflores (Av. Angamos Oeste 120). Las entradas se venderán en Teleticket y en la boletería del teatro a los siguientes precios:

Preventa hasta el 31 de agosto
General: 25 soles.
Estudiantes y jubilados: 25 soles.

Desde el 1 de octubre. Precio nornal
Estudiantes y jubilados: 25 soles.
Lunes popular: 30 soles.
Normal: 40 soles.

SOBRE LA OBRA
“Todos mis miedos” es una obra argentina que ha tenido muy buenos comentarios desde su estreno. La obra fue parte del Festival Santiago a Mil en su edición 2014. Compartimos a continuación una reseña de la revista argentina “Los Inrockuptibles”:

¿A qué le teme un escritor? Hace unos años, César Aira comentaba en una entrevista que a él le seguía gustando escribir, a diferencia de lo que le ocurría a la mayoría de los escritores. La dificultad para “encontrar la inspiración” o el “temor a la página en blanco” son lugares comunes de la representación del artista de las palabras. ¿Cómo mostrar entonces esa dificultad? Algo de eso se debe haber planteado Nahuel Cano, director de Todos mis miedos. El espectáculo que acaba de estrenarse fue uno de los ganadores de la Bienal de Arte Joven –elegido entre más de cien obras– y fue producido por esta con la tutoría de Marcelo Savignone y Maruja Bustamante.

El protagonista de la pieza, un escritor en la mediana edad, está en el centro de un espacio escénico vacío de muebles pero repleto de libros. Como un boxeador que en vez de pelear contra uno, lo hace contra muchos, este personaje endemoniado circula tropezándose con esas pilas de volúmenes de todo tipo, pero sin bajar la guardia. El escritor –que con mucha vitalidad encarna Pablo Seijó– está en pánico. Padece el miedo a escribir, sí, pero esto, en vez de aparecer a través de una montaña de bollitos de papel y lapiceras mordisqueadas, se muestra a través del modo en que ese estado contamina su vida, abarcándolo todo: el miedo a que su ex mujer (Anabella Bacigalupo) se vuelva definitivamente loca, a envejecer, a no ser admirado, a que las voces que aparecen dentro de su cabeza –y que corporiza Diego Echegoyen en un personaje irónico y agresivo, el hallazgo de la obra– no paren nunca.

La nueva relación entre el escritor y una ex alumna devenida amante (María Abadi) se vuelve igual de irrespirable que el vínculo que acaba de terminar. Un hombre con su ex y su actual, en una casita en Tigre. Lo real, la ficción y la escena se desdoblan, cuestionando cómo dar cuenta de la confusión e intensidad de una crisis. Pero, ¿quiénes son sus reales contrincantes? ¿Quién es él? ¿Qué son estos libros que se pisan, se patean, pero nunca se leen, así como tampoco se menciona el amor que un escritor debería tener por el género que prodiga? Todo se va tornando pesadilla y fantasmagoría. Y, en ese sentido, es clave cómo los diálogos construidos por Cano y Esteban Bieda van tornándose cada vez más abstractos y absurdos. Las palabras de amor fallan, porque fallan todas las palabras; el hilo que debería sostenerlas, desde la mente del escritor hacia el mundo, está roto. “Tengo que escribir una novela sin palabras”, dice el protagonista, al final de la obra. Sabiendo, claro, que eso es exactamente inventarse una vida.

(Fuente: Nota de prensa del Icpna)

Sé el primero en comentar

Your email address will not be published.