Santiago a Mil: una oportunidad para conocer nuevas apuestas escénicas

Cabaret Brecht – Weill "Cabaret Brecht – Weill", uno de los montajes que fueron parte del Santiago a Mil 2016. (Foto: Difusión)

Por Jimena Salas.

Santiago a Mil llegó a su fin el 24 de enero, habiendo presentado durante 21 días más de 240 funciones de 66 obras (35 de las cuales fueron chilenas). En el evento, el Perú se vio representado por el impecable montaje de La cautiva, obra escrita por Luis Alberto León que recogió incontables aplausos y emotivos elogios de los especialistas.

La pieza peruana dirigida por Chela de Ferrari, literalmente, cautivó al público chileno e internacional con la trágica historia de María Josefa, una niña de catorce años asesinada durante el conflicto armado interno que vivió nuestro país durante los ochentas. En la ficción, la niña regresa de la muerte para hacernos reflexionar sobre las atrocidades cometidas en esta oscura época de nuestra historia, en contraste con la figura de la inocencia de la infancia. Con un delicado tratamiento estético y un lenguaje casi poético, el resultado fueron emocionados aplausos con el público de pie y exclamaciones de felicitación.

Un vistazo hacia afuera

En el plano internacional, destacó entre otros Still Life, espectáculo performático escrito y dirigido por el griego Dimitris Papaioannou. En él, se hace una alegoría al mito de Sísifo, condenado a empujar una y otra vez una enorme roca. Con una coreografía hermosa e impresionante, Still Life envuelve al espectador en una atmósfera onírica, en la que se invita a reflexionar sobre la condición humana y la búsqueda del sentido de la propia existencia.

Otra propuesta original y bien realizada fue Feos, obra de teatro de marionetas a cargo de la compañía chilena Teatro y su Doble (los que llegaron a Lima con Sobre la cuerda floja) inspirada en un cuento de Mario Benedetti. En ella, dos personas, un hombre y una mujer con notorias desfiguraciones en el rostro, se encuentran en la cola del cine. Confiado en que se trata de una señal del destino, el hombre se acerca a la mujer y entabla una conversación con ella que se extiende buena parte de la noche. ¿Acaso la vida quiere que ellos dos, semejantes en su desgracia, se unan? Juntos deciden buscar en la oscuridad respuestas para lo que la luz esconde.

Una alternativa muy distinta fue la de El tiempo entre nosotros, del director, dramaturgo y artista visual Fernando Rubio. El montaje tiene como elemento central una cabaña instalada en mitad del centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) de Santiago –sede central de Santiago a Mil–, en la cual el autor nos invita a formar parte de varias jornadas de su vida, proyectando películas, relatando historias y compartiendo vivencias. Así, se pretende convertir en manifestación artística el intercambio constante con el público que ingresa a la cabaña, que puede apreciar el lugar que el artista habita temporalmente y participar desarrollando su propia relación con el espacio-tiempo abstracto creado.

Finalmente –mas no en prioridad–, la uruguaya La ira de Narciso se llevó numerosos halagos de la crítica. Esta pieza apuesta por un género arriesgado y muy poco explorado: la autoficción, que consiste en generar una historia ficticia a través de una experiencia personal del autor. Con un soporte audiovisual interesante y una historia que oscila entre el thriller y la comedia negra, el galardonado dramaturgo uruguayo Sergio Blanco escribió y dirige la obra, apoyado en otro dramaturgo, Gabriel Calderón –quien interpreta a Blanco en la ficción–, para contar una historia de forma poco convencional: Sergio Blanco viaja a Liubliana para dictar una conferencia sobre el mito de Narciso, pero durante su estadía en la ciudad eslovena conoce a un atractivo hombre con el que inicia una apasionada relación sexual, mientras se obsesiona por conocer la historia detrás de unas misteriosas manchas que descubre en su habitación de hotel.

Esto es apenas una pequeña muestra de todo lo que ofreció Santiago durante tres semanas. Esperemos que los programadores peruanos se animen a traer algunas de estas producciones, para poder disfrutar de propuestas diferentes e incentivar la innovación artística en nuestros creadores.

Sé el primero en comentar

Your email address will not be published.